Los gatos domésticos suelen vivir en torno a los 13-15 años, aunque es posible que lleguen hasta los 20-25 años.