No, los gatos no siempre caen de pie. Esto dependerá de la altura desde la que caigan. Cuando un gato cae, si tiene tiempo de darse la vuelta sobre sí mismo, aterrizará de pie. Si la altura de la caída no es muy grande, a veces no les da tiempo de hacer esto y pueden caer sobre su cuerpo. Por ello, en ocasiones es preferible una caída desde una altura mayor para que puedan ser capaces de girarse sobre sí mismos y caer sobre sus cuatro patas.